Covenant Protestant Reformed Church
Bookmark and Share

"... Y tu casa"

Rev. Angus Stewart

 

Muchos citan Hechos 16:31: "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo", como si fuera todo lo que Pablo dijo al carcelero de Filipos. Sin embargo, la promesa del evangelio en Hechos 16:31 no es sólo que Dios salvará a creyentes cabezas de familia (como el carcelero de Filipos), sino que también va a salvar a su familia: "Cree en el Señor Jesucristo, y serás ser salvo, tú y tu casa. " Esta es la parte que tan a menudo ha sido dejada de lado.

Pero ¿qué significado puede tener que Dios prometa salvar a los hijos de los creyentes? ¿Será que Él va a salvar a todos los hijos de todos los creyentes uno por uno? Pablo explica que, "No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes... para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese" (Rom. 9:8, 11). Así, Dios promete salvar a todos los hijos elegidos de los creyentes a quienes Él escogió en Cristo desde antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4). ¡Cabezas de familia incrédulos, entren en el reino de los cielos considerando la gran promesa de Dios de que "serás salvo, tú y tu casa!" ¡Padres creyentes hay aquí promesas "preciosas y grandísimas" (II Pedro 1:4) para usted: Dios salvará a tu simiente elegida!

Dios salvó la familia elegida de Adán y Eva, Noé, Josué, el carcelero de Filipos y muchos miles como ellos. ¿Por qué Dios salva en las familias? Porque Él es un Dios familiar como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y Él hace su pacto con las familias. Él declaró a Abraham: "Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios y el de tu descendencia después de ti" (Génesis 17:7). Abraham es el padre de todos los creyentes, Judíos y Gentiles, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento (Rom. 4:11), el Pacto Eterno de Dios es con nosotros y nuestra descendencia después de nosotros.

Debido a la promesa de Dios para salvar a los hijos de los creyentes (Hechos 16:31), nuestros hijos son "santos" (I Cor. 7:14) y "miembros del reino de los cielos" (Marcos 10:15). Así como la Confesión de Fe de Westminster dice: "los niños de uno o ambos padres creyentes deben ser bautizados" porque "es un gran pecado despreciar o ignorar esta ordenanza" (Cp. 28:4-5). Esta promesa a los creyentes de "serás salvo, tú y tu casa" (Hechos 16:31) es de vital importancia en nuestros días de individualismo desenfrenado, porque preserva que las Iglesias Reformadas se deslicen a la teología bautista y en el fundamentalismo.

Para más información en Español, por favor haz clic aquí.