Covenant Protestant Reformed Church
Bookmark and Share

El bautismo y la circuncisión

Por Ron Hanko

 

Uno de los argumentos a favor del bautismo familiar o de infantes es la correspondencia entre la circuncisión y el bautismo. Esto no es tan fácil de ver ya que los signos externos parecen ser tan diferentes completamente entre sí.

Hay que señalar sin embargo, que a lo que nos referimos como circuncisión y bautismo son sólo a los signos; y a la medida de que el significado de estos signos se refiere, lo cual es que son exactamente lo mismo en significado. La realidad de la circuncisión es exactamente la misma que la realidad del bautismo.

La verdadera circuncisión y el verdadero bautismo son salvación en sí mismo, es decir, la eliminación del pecado por el sacrificio de Cristo en la cruz. En el caso de la circuncisión esto es claro en Deuteronomio 30:6 y Colosenses 2:11, como en el caso del bautismo lo vemos en Romanos 6:1-6 y 1 Pedro 3:21. Los signos son exactamente lo mismo tan lejos como se refieran a la realidad espiritual, y aunque los signos mismos puedan parecer muy diferentes simbolizan la misma verdad espiritual al final.

Decir que los dos son completamente diferentes es caer en el error del dispensacionalismo y afirmar que hay dos formas diferentes de salvación en sí; una manera en el Antiguo Testamento y otra en el Nuevo. La mayoría de los bautistas tratan de evitar esto insistiendo que, a pesar de Deuteronomio 30:6 y Colosenses 2:11 la circuncisión en el Antiguo Testamento no era un signo de salvación sino sólo una especie de marca de identificación de los miembros de la nación de Israel.

Esto Pablo rechaza en Romanos 2:28 donde se insiste en que la circuncisión externa no es en sí la realidad en absoluto y que ser un Judío exteriormente no sirve de nada; la única circuncisión que importa es la del corazón y el único Judío verdadero ante Dios es el que lo es en lo interior. Todos aquellos que deseen sostener que hay algo especial en ser un descendiente natural de Abraham debería leer este verso.

Entonces la pregunta es; ¿Por qué existe una diferencia entre los signos externos de la circuncisión y el bautismo? Esto puede ser visto y respondido a la luz de la diferencia principal entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento todas esas cosas apuntaban anticipadamente a Cristo como el involucrado en el derramamiento de sangre (Hebreos 9:22), pero una vez que la sangre de Cristo fue derramada en la cruz no puede haber más derramamiento de sangre (Hebreos 10:12), ni siquiera en la circuncisión.

Esta es la única diferencia real entre los signos de la circuncisión y el bautismo. Sin embargo en el sentido y la realidad son exactamente lo mismo. La Escritura en sí misma los identifica en Colosenses 2:11-12. Tal vez porque este texto es un poco largo en dos versículos nos inclinamos a perder el punto central que Pablo está haciendo. Él dice ahí que ser circuncidado es ser bautizado. Este es uno de los puntos principales de Colosenses 2. Hablando a los creyentes gentiles Pablo les dice que ellos están completos en Cristo (vv. 10, 11), ¡incluyendo la circuncisión! A ellos no les faltaba nada en Cristo en quien habita la plenitud de la Deidad (v. 9).

El hecho de que la circuncisión y el bautismo no sólo tienen el mismo significado sino que también son lo mismo en la medida que a la realidad espiritual se refieran, es la razón de porque sus signos externos deben ser administrados (bajo el pacto eterno de Dios) al pueblo de Dios, incluyendo a los infantes tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Tomado de Doctrine According to Godliness por Ronald Hanko, pp. 268-269. Título en inglés: Baptism and Circumcision.

Para más información en Español, por favor haz clic aquí.