Covenant Protestant Reformed Church
Bookmark and Share

El antiguo y nuevo pacto comparado

Ronald Hanko [1]

 

Hemos demostrado en Hebreos 8:6-13 que los pactos antiguos como el nuevo no son al final dos pactos separados y diferentes. En todos los puntos esenciales son iguales.

Las diferencias que existe entre ellos son sólo en lo que nosotros llamamos diferencias administrativas, o detalles administrativos. Es sólo con respecto a estos detalles que uno es “viejo” y el otro “nuevo,” y que por lo tanto el viejo perece y muere en este sentido. Un nuevo presidente es un cambio de administración y por lo tanto es un nuevo gobierno en ese sentido limitado, no es un cambio en el tipo de gobierno referente a la constitución en sí.

Entonces, ¿Cómo son diferentes los antiguos pactos y el nuevo? Según Hebreos 8 de tres maneras:

Primeramente, hay un cambio de mediador (v.6). Cristo reemplaza a Moisés. Sin embargo, esta no es una diferencia esencial ya que Moisés era un tipo de Cristo en el AT. En Hebreos 3:5 Moisés es llamado un “testimonio de lo que se iba a decir.” En  Deuteronomio 18:15 Moisés mismo habla de Cristo como un “Profeta. . . como yo…” Por lo tanto, esta diferencia es sólo administrativa en el pacto.

Segundo, también hay un cambio en la forma en que la ley está escrita en el pacto (Hebreos 8:10). Como hemos señalado ya, la ley misma no es removida; simplemente se re-escribe en las tablas del corazón del pueblo de Dios en lugar de tablas de piedra. Esto también es sólo un cambio administrativo aunque tiene gran significado y efecto para el creyente del Nuevo Testamento. Algo re-escrito no es algo diferente y separado de lo que ya había sido escrito anteriormente.

Este segundo punto es de suma importancia ya que en Deuteronomio 4:13 y en Hebreos 8:10 el sólo hecho de que Dios da Su ley a Su pueblo significa la entrega del pacto. No se puede entonces argumentar que aunque la ley era la misma, los pactos son diferentes. Ambos se identifican tanto en Deuteronomio como en Hebreos como el pacto de Dios con Su pueblo.

Tercero, el nuevo pacto trae también una revelación más plena y completa del pacto de gracia. Esto es precisamente lo que está hablando el autor de Hebreos en 8:11. Esta revelación más completa es de tal naturaleza que todo el pueblo de Dios conoce directamente al Mediador y ya no más a través de la intervención de mediadores terrenales. No hay bajo el nuevo pacto la necesidad de maestros como lo era antes por medio de sacerdotes y levitas del Antiguo Testamento (ver Mal. 2:6-7 para la prueba de que ellos especialmente eran los maestros del Antiguo Testamento). Esto también es un cambio meramente administrativo. El nuevo pacto no trae una nueva (diferente y separada) revelación de Dios del pacto sino una mejor revelación del pacto de gracia (Hebreos 8:6), es decir, una revelación que es completa y que muestra las realidades profetizadas bajo el antiguo pacto.

Sólo hay un pacto eterno de Dios para Su pueblo.

[1] Ronald Hanko, "The Old and New Covenants Compared", Doctrine According to Godliness páginas 181-182.

Para más información en Español, por favor haz clic aquí.