Covenant Protestant Reformed Church
Bookmark and Share

Salmo 145:9: ¿Enseña Gracia Común?

Rev. Angus Stewart

 

Las misericordias de Dios están “sobre todas sus obras”, de acuerdo con el Salmo 145:9. Defensores de “gracia común” consideran que “todas las obras de Dios” aquí se refieren a cada persona que existe, incluyendo los reprobados. Pero inmediatamente el siguiente versículo declara: “Te alaben, oh Jehová, todas tus obras, Y tus santos te bendigan” (10a). Los reprobados no alaban a Jehová, y por lo tanto no pueden ser objetos de las “misericordias de Dios” (9). De acuerdo con el paralelismo Hebreo, “tus santos te bendigan” (10b) define las obras de Dios aquí como santos creados por Su soberana gracia en Cristo Jesús. (Is. 19:25; 29:23; 45:11; Ef. 2:10), los ciudadanos del Reino de Gracia, es el tema del Salmo 145.

Veamos el paralelismo hebreo de Salmo 145:9-19 claramente delante de nosotros:

9a. Bueno es Jehová para con todos,
9b. Y sus misericordias sobre todas sus obras.
10a. Te alaben, oh Jehová, todas tus obras,
10b. Y tus santos te bendigan.

“Todos” (9a) y “todas tus obras” (9b y 10a) y tus “santos” (10b) se refieren al mismo grupo, Al pueblo de Dios que son criaturas nuevas en Cristo Jesús (2 Cor 5:17; Ef.2:10). El Eterno, Inmutable y Fiel Jehová es bueno con “todos” ellos (Sal. 145:9a) y ellos son los objetos de Su pacto “misericordioso” (9b). Conociendo las bondades y misericordias de Dios, todos sus santos lo “alaban” (10b) y lo bendicen (10b), y” hablan de la Gloria de su reino y de Su poder” (11).

Aquellos ajenos al paralelismo hebreo, deben considerar que los veintiún versos del Salmo 145 dice esencialmente lo mismo en sus dos “mitades”:

Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,
Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.
Cada día te bendeciré,
Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.
Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;
Y su grandeza es inescrutable.
Generación a generación celebrará tus obras,
Y anunciará tus poderosos hechos.
En la hermosura de la gloria de tu magnificencia,
Y en tus hechos maravillosos meditaré.
Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres,
Y yo publicaré tu grandeza.
Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad,
Y cantarán tu justicia.
Clemente y misericordioso es Jehová,
Lento para la ira, y grande en misericordia.
Bueno es Jehová para con todos,
Y sus misericordias sobre todas sus obras.
10 Te alaben, oh Jehová, todas tus obras,
Y tus santos te bendigan.
11 La gloria de tu reino digan,
Y hablen de tu poder,
12 Para hacer saber a los hijos de los hombres sus poderosos hechos,
Y la gloria de la magnificencia de su reino.
13 Tu reino es reino de todos los siglos,
Y tu señorío en todas las generaciones.
14 Sostiene Jehová a todos los que caen,
Y levanta a todos los oprimidos.
15 Los ojos de todos esperan en ti,
Y tú les das su comida a su tiempo.
16 Abres tu mano,
Y colmas de bendición a todo ser viviente.
17 Justo es Jehová en todos sus caminos,
Y misericordioso en todas sus obras.
18 Cercano está Jehová a todos los que le invocan,
A todos los que le invocan de veras.
19 Cumplirá el deseo de los que le temen;
Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.
20 Jehová guarda a todos los que le aman,
Mas destruirá a todos los impíos.
21 La alabanza de Jehová proclamará mi boca;
Y todos bendigan su santo nombre eternamente y para siempre.

Observe que el Salmo 145 comienza exaltando a Dios como “Rey” (1). Cuatro veces el salmista usa la palabra “reino” (11-13) y una se refiere a su “señorío” que es por “generaciones” (13). El “reino” de Dios que es glorioso, majestuoso y eterno (11-13) es el tema de conversación y el objeto de alabanza divina para “todas sus obras” (9a, 10b), esto es, sus “santos” (10b) quienes “hablan de” y “dicen” (11,12) la “gloría” de su reino, si, la “gloria de la magnificencia de su reino” (11,12). En este reino, el poder de Dios y sus “hechos” (11,12) son conocidos y venerados. De la misma manera, las “obras” de Jehová, sus “maravillas”, su “poderosos hechos” y “estupendos hechos” (4-6) están en servicio al “rey” (1) y su reino (11-13) y son demasiadas las razones de la iglesia por generaciones para adorarle (4-6): “Generación a generación celebrará tus obras” (4) recordamos felizmente las bondades de Dios y cantamos de Su “justicia” (7). Lo bendecimos por su perfección ética: “Clemente y misericordioso es Jehová, Lento para la ira, y grande en misericordia.” (8). Esto se ve en el gobierno del “reino eterno” de Jehová (13), porque El “Sostiene Jehová a todos los que caen, Y levanta a todos los oprimidos. (14) y “Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras” (18). Cumple los deseos, escucha sus clamores, y salva a aquellos que le “temen” (19) y provee comida para todos, por el interés de su reino (15,16) Pero en el contexto del Salmo 145, David (prefacio), “todas las obras” de Dios y todos “sus santos” (9,10), alaban a Dios, al Rey por sus maravillas y majestad y misericordias mostradas en estableciendo y manteniendo su reino. Este es el mismo reino que Jesús predico en su ministerio publico y estableció en con su sangre en la cruz el cual el gobierna y defiende desde su trono a la mano derecha de Dios-el mismo reino revelado en las páginas del Nuevo Testamento. El contexto del Salmo 145, así como el paralelismo hebreo en los versos 9-10, debieron de haber detenido a algunos a leer “gracia común” en el Salmo 145:9

Aun mas, si seguimos el eiségesis de aquellos que creen que “todas sus obras” en Salmo 145:9 incluyen cada ser humano, tendríamos que ser obligados a concluir que el Salmo aplica a cada “cosa” en el verso 16. Pero si permitimos esto, nos requeriría hacernos creer que Dios “satisface los deseos” de comida (15-16) de cada ser humano en la historia de la humanidad-sin embargo sabemos que miles han muerto de hambre. También, “cada cosa viva” dice que “espera” en Dios para su comida (15). Esto puede incluir animales, pájaros y peces (Sal.104:21, 25-28), así como los hijos de Dios que buscan en El su pan diario. Pero los reprobados son no creyentes; ellos no esperan en Dios u oran a El por comida en fe!

EL método exegético de aquellos que sostienen la idea de “gracia común” lleva a conclusiones absurdas en el Salmo 145, tanto en el verso 9-10 y versos 15-16, así como perdiendo el significado del Salmo entero. Tengamos cuidado de no aislar partes de este versículo para hacer decir lo que creemos que quiere decir, pero interpretemos la Escritura con la Escritura. Si hacemos esto, con este Salmo, no podemos más que concluir que la teoría de “gracia común” para los elegidos y los reprobados no está presentada aquí en absoluto. Al contrario, Salmo 145 alaba a Dios por revelar Su grandeza (4-6, 11-13) y bondad (7-9) y su cercanía (14,18-19) en Su glorioso Reino. El versículo 20 nos resume la actitud de Dios y voluntad ante las dos personas espirituales opuestas: “Jehová guarda a todos los que le aman, mas destruirá a todos los impíos.” ¿Porque? El Santo e inmutable Dios del Reino “es justo en todos sus caminos” (17).

Para más información en Español, por favor haz clic aquí.