Covenant Protestant Reformed Church
Bookmark and Share

La Elección Incondicional

por Ron Hanko

 

Después de haber escrito sobre la predestinación deseamos ahora escribir más sobre la maravillosa doctrina bíblica de la elección. La elección es el lado hermoso de la doctrina sobrecogedora de la predestinación.

Es imposible negar que la Biblia enseñe la elección ya que con frecuencia la Biblia habla de ella. La cuestión, por lo tanto, no es si existe tal elección sino más bien qué es y cuándo sucede.

Creemos que la elección es el acto soberano de Dios de escoger algunas personas para salvación y vida eterna, y creemos que Dios hizo esta elección incondicional en la eternidad. Él no elige ahora en el tiempo en respuesta a lo que los hombres hacen, sino más bien Él ha escogido a algunas personas para vida eterna de “antes de la fundación del mundo” (Rom. 9: 10-13; Ef. 1: 3-6).

Ver que esta doctrina de la elección no es algo para ser odiada y negada, debemos darnos cuenta de que la elección no es sólo una elección que Dios hace, sino también es una revelación de su amor eterno e inmutable. La Biblia no sólo nos dice que Dios escogió a algunos, sino que también nos cuenta por qué los eligió. Al hacerlo, la Escritura nos da un vistazo, por así decirlo, del corazón de Dios. Dios escogió a algunas personas para vida eterna simplemente porque las amaba.

Este amor de Dios es eterno. Él siempre ha amado a su pueblo. Este amor de Dios es incondicional. No es una respuesta a lo que los hombres hacen. Dios no los ama porque ellos lo amaron primero a Él. Él fue el primero en amar y Él ama desde la eternidad (1 Juan 4:19). Este amor de Dios es soberano y poderoso. Nunca se va incumplido sino por la muerte de Jesucristo obtiene completa salvación para todos aquellos por quienes Cristo murió (Juan 3:16).

Por otra parte creemos que la palabra presciencia en la Escritura se refiere a este amor de Dios. No se refiere a la mera previsión sino al amor de Dios antes del tiempo. La palabra conocer, que es parte de la palabra conocimiento previo, es utilizada en otros lugares en la Biblia para describir el amor íntimo como lo es el amor de un marido por su esposa y de una esposa para su esposo (Genesis 4:1, 25). Esta es la manera en que Dios “conoce de antemano” a su pueblo (Genesis 18:19). Él no sólo conoce quiénes son, pero Él los ama profunda, tierna e íntimamente a través de Jesucristo y esto desde la eternidad. ¡Lo que es un motivo de agradecimiento!

El amor de Dios es increíble a la sombra de la cruz de Jesús como a la luz de lo que Él hizo por pecadores perdidos. Cuánto más sorprendente es el amor de Dios cuando recordamos que eternamente, inmutablemente y sin condiciones Él amó a los suyos. Es de hecho un amor que “excede a todo conocimiento” tanto en la anchura, la longitud, la altura y la profundidad y que no se puede medir (Efesios 3:17-19).

Tomado de Doctrine According to Godliness por Ronald Hanko, pp. 69-70.
Título en inglés: Unconditional election.

Para más información en Español, por favor haz clic aquí.